Hace ya casi 4 años que di a luz a mi hijo en el hospital Gregorio Marañón. Nunca había pensado en escribir sobre mi experiencia en este hospital, pero creo que después de tanto tiempo ha llegado el momento de contar todo.

Maternidad gregorio marañon opiniones

Cuando supe que estaba embarazada, lo primero que quería era encontrar un buen ginecólogo. La verdad que yo siempre he ido por privado, así que pensé hacerlo a través de Sanitas.

Mis padres tenían un buen amigo que era ginecólogo así que fuimos a verle para ver que nos decía y fue muy claro «lo mejor que puedes hacer es ir por la seguridad social».

La verdad es que me dio un poco de miedo porque estaba acostumbrada a otras cosas, pero desde luego fue una de las mejores decisiones que tomamos mi marido y yo.

Una vez decidimos llevar el embarazo con este amigo, nos comentó que el mejor lugar para dar a luz era Gregorio Marañon, ya que contaba con una tecnología muy avanzada si le pasaba algo al bebé en el momento del nacimiento.

A mí me daba mucha tranquilidad saber que él estaría detrás y que se ocuparía de todo y reconozco que tuve muchísima suerte de que mis padres conocieran a este gran ginecólogo.

¿Qué opinión tengo sobre la Maternidad de Gregorio Marañon? Para unas cosas muy buenas y para otras no tanto. Empecemos:

Durante mi embarazo, si me pasaba alguna cosa (tuve muchísimas infecciones de orina) iba directamente a las urgencias de este hospital. Por norma general suelen ser muy simpáticos, pero me ha tocado cada borde que te entraban ganas de abrazarla y decirle la frase «ya pasó, ya pasó» ¡Que borde! Pero bueno, imagino que de esto encontramos en todas partes.

En tema urgencias, suelen ser rápidos a menos de que tengan demasiada gente que en tal caso si te tocará esperar más de lo debido.

Debo decir que no se andan con tontunas y que si ven algo raro o que pueda suponer un riesgo para el bebé o la mamá, te ingresan sin dudarlo. Yo fui porque no paraba con los vómitos y enseguida me ingresaron para que no pudiera deshidratarme.

Actualmente, con mi segundo embarazo, fui porque sentía contracciones y me ingresaron sin dudarlo para poder pararlas.

Maternidad Gregorio Mararañon habitaciones individuales

Este es un tema que me podía. Mi abuela había sido operada varias veces y alguna fue por la seguridad social y otras por lo privado, así que había visto ambas habitaciones y me gustaban más las de lo privado porque no tenías que compartir habitación.

Llamadme egoísta y todo lo que queráis, pero eso de compartir habitación con una persona que no conoces, que recibe sus visitas, que por las noches ronca y un largo etcétera, es algo con lo que yo no puedo.

Me tranquilizó mucho saber que en maternidad de Gregorio Marañon las habitaciones son individuales.

¿Cómo son las habitaciones? Son muy grandes, piensa que están pensadas para dos personas y finalmente la ocupa una sola. No tienen persianas, solo unos biombos de madera pero son más que suficientes para que la luz no entre y la persona que está ingresada pueda descansar sin ningún tipo de problema.

Además dispones de un buen baño, con una ducha totalmente plana y a nivel del suelo por lo que no tendrás que hacer esfuerzo para entrar a ducharte (esto se agradece muchísimo cuando tu parto ha sido una cesárea y llevas unas 20 grapas en la tripa)

¿Puede una persona acompañarme durante el ingreso? Por supuesto, pero solo una persona (tampoco hace falta más). Lo único malo es que en este hospital no hay un sofá donde pueda dormir, tienen unas butacas (que la mayoría están destrozadas o tienen algo roto) con reposa pies donde tendrá que pasar la noche.

Mi marido asegura que no es ninguna maravilla dormir ahí y, aunque la comodidad debe ser siempre para el paciente, creo que pensar en la persona que está acompañando al enfermo y su descanso tampoco debe ser tan costoso.

Un sofá o una butaca en condiciones no estaría mal porque si te pasas más de uno o dos días ingresada, la persona que te acompaña no descansa nada y estará agotado para poder ayudar al enfermo en todo aquello que necesite.

Por cierto, cabe destacar que tanto si vas a dar a luz como si vas de urgencias y te tienen que ingresar, las habitaciones son siempre individuales.

Maternidad de O’Donell horario visitas

Cuando un nuevo miembro llega a la familia, estamos deseando ir a conocer al bebé. En ocasiones nos puede las ansias y nos presentamos sin previo aviso a visitar al recién llegado.

Antes de poner el horario, me encantaría que tengas en cuenta que para muchos padres la llegada de un recién nacido es un momento muy íntimo y que debes avisar de tus intenciones de ir a visitarles para que te digan qué horario prefieren.

También ten en cuenta que un parto es doloroso y largo y que la madre necesita tranquilidad, por lo que no debes quedarte demasiado tiempo visitando a la familia.

El horario de visitas en la maternidad es bastante amplio, pero desde el hospital aconsejan siempre que se realicen en un horario de 13.00 a 21.00 ¿porqué? Hay que tener en cuenta que la mayoría de las pruebas se realizan por las mañanas, por lo que si las enfermeras vienen a realizar alguna prueba al bebé o a la mamá, podemos encontrarnos un poco en medio y estorbar en la labor de las enfermeras.

De todas formas, lo dicho, siempre hay que llamar antes a los padres para ver si quieren recibir visitas o a la persona enferma.

Yo desde luego, cuando me han ingresado porque no he estado bien, lo último que quería era tener allí a mi familia. Tan solo quería que estuvieran mi marido o mi madre y nunca los dos a la vez, pero esto ya es algo más personal.

Conclusiones

El Gregorio Marañon es un gran hospital para dar a luz. Además, no te hará falta llevar prácticamente de nada porque allí te lo dan todo: camisones, bata, zapatillas, braguitas de usar y tirar, compresas tocológicas, champú, toallas, pañales, bodis para el bebé, etc.

Las personas que allí trabajan están muy atentos de las personas que se encuentran ingresadas y te sentirás cuidada en todo momento, tanto tú como tu bebé.

Además, si quieres dar el pecho, en este hospital podrás encontrar ayuda sin ningún problema para que te enseñen a dar de mamar al bebé.